Mujer busca pro

The morning was still dark. A dull yellow light brooded over the houses and the river; and the sky seemed to be descending. It was slushy underfoot; and only streaks and patches of snow lay on the roofs, on the parapets of the quay and on the area railings. The lamps were still burning redly in the murky air and, across the river, the palace of the Four Courts stood out menacingly against the heavy sky.

Nº 726 31-08-12

En un lado suyo, sobre las orillas rocosas que miran al este hacia la India, arrinconada en el sur de una pequeña península, localizaba a la Villa de la Bahía silenciosa, fría y cruda junto al golpeteo de las mareas en invierno, y abierta y viva durante los meses de verano. Con mis paseos ociosos, apreciaba la Villa de la Abra majestuosa con sus casas grandes y jardines inmaculados, por donde a través de alguna verja en las avenidas, se escapaba siempre el perfume de las rosas. Junto a la cafetera, Engel la dejó en cuanto llegó del trabajo, y allí reposó por varias horas hasta que regresé de mis andadas rutinarias por la litoral.

Tomo II completo

Extraordinario estratega militar, que se inició en la carrera de las armas a los once años y a los quince ya era un oficial cheat mando de tropa, pero también un hombre absolutamente comprometido con su tiempo, enorme lector y fundador de bibliotecas, pintor y concertista de guitarra, y padeciente permanente de todas las ingratitudes que se pueden sufrir. Calumniado aun el extremo, perseguido, ninguneado y desterrado, su aguda mirada del país fue acallada, sus opiniones políticas ocultadas, su visión del ejército y el rol de las fuerzas armadas en la sociedad civil censurada. La construcción de un relato histórico broncíneo lo alejó de sus compatriotas, que no podían dejar de verlo como una busto, como alguien perfecto al que, se sabe, los mortales no podemos emular.

Revista Cronopio - Ideas Libres y Diversas

Una roja, otra con strass, todas colaless. Colgaban del ténder, tan diminutas como el balcón del típico departamento de estudiante en La Plata. Milagros había ido a estudiar a lo de una compañera de facultad.

Sin comentario

Dirigir un comentario