Conocer a - 38917

El primer estudio en investigar la actividad cerebral de los adictos al sexo ha descubierto similitudes con aquellos que sufren de adicción a las drogas. Cuando en el famoso actor Michael Douglas fue admitido en una clínica de rehabilitación, las causas de su internamiento llamaron la atención sobre un concepto hasta ese entonces novedoso: la adicción al sexo. Pero existe una polémica sobre si la gente puede volverse adicta a los comportamientos sexuales, incluido ver pornografía. El estudio mostró que se activaban los mismos centros de recompensa que los que se activan en el cerebro los de los adictos a las drogas cuando ven su sustancia predilecta. Dos de los hombres que participaron en el estudio habían perdido su empleo tras consumir porno en el lugar de trabajo, y cuatro de ellos dijeron que la pornografía era una forma de evitar las agencias de prostitución y los fetiches. Luego compararon los resultados obtenidos entre gente que reporta un comportamiento sexual compulsivo y personas sanas.

Jueves de Sexo

En este jueves de sexo , te diremos seis síntomas relacionados con la adicción al sexo , definidos por la psicóloga Ellen Hendriksen , quien estudio en la Universidad de Harvard y que actualmente trabaja en el Centro para la Ansiedad y Trastornos Relacionados de la Universidad de Boston. Tener muchas parejas sexuales, gastar abundante dinero en la obtención de amor , o incluso involucrarte en actividades sexuales consideradas de alto riesgo, denial necesariamente significan que eres adicto o adicta al sexo. Y a menudo las consecuencias de este tipo de conducta afectan tu salud, tu faltriquera, tus relaciones a largo plazo, tu trabajo o el concepto que tienes de ti mismo. Es situaciones normales, el sexo debería hacerte sentir perfectamente.

Navegación de entradas

Esa es la descripción que la doctora Nerina Ramlakhan —experta en manejo de energía y técnicas para dormir del hospital de Nightingale en Londres— hace de alguien con adicción a la tecnología. Lee también: FOMO: cómo el miedo a perderse algo alimenta la adicción a las redes. Tienen un nivel de hiperactividad producto del alarma a no estar en controlexplica la doctora. Y aunque muchos se precien de ser multitasking, esto, de armonía con la psicóloga Catherine Steiner-Adair, es un juego peligroso en particular para los niños. En otras palabras, la adicción a la tecnología te convierte en un adicto a la dopamina. La gente empieza a decirme que simplemente no pueden apagar el magín, dice la doctora. La filosofía de la escuela Steiner-Waldorf desestimula abiertamente el uso de dispositivos a los niños menores de 12 años. Aunque, curiosamente, el principal problema es para la generación que recuerda cómo era la vida antes de Internetporque se siente irresistiblemente atraída por la tecnología, señala Ramlakhan. Nosotros todavía estamos en estación de asombro con la tecnologíatodavía estamos excitados, concluye la doctora.

Ya no uso las redes sociales por placer sino por necesidad

Es la adicción al cibersexo. Por baza, su uso controlado, voluntario y aprobado puede incluso enriquecer la relación y ayudar en la pareja. Su aprovechamiento compulsivo, descontrolado, su dependencia e interferencia grave en la vida cotidiana que lleva a esa ciberadicción sexual. Hablamos en este caso de un consumo controlado y reducido del cibersexo, que se practica en ocasiones por anécdota y en otras para incrementar el motor de deseo en las parejas. Los pacientes no son capaces de controlar sus impulsos y carecen de conciencia de problema. Aparecen cambios físicos : deterioro en el estado all-purpose, alteraciones en el ritmo de alucinación, variación en el peso o cansancio.

Sin comentario

Dirigir un comentario