Conocer personas por - 15246

La cosa es bien simple: un hombre heterosexual conoce a otro en un bar, a través de una red social de contactos, da igual cómo y deciden darse un revolcón. Después, cada uno sigue con su vida perfectamente hetero, sin que el encuentro les haga dudar de su orientación. En nuestros días, la aceptación de la diversidad sexual es mucho mayor que en el pasado. Por otro lado, Internet facilita el contacto, que puede ser virtual o físico. Forzosamente, uno debe encajar en alguna de estas tres clasificaciones: heterosexual, homosexual o bisexual. Es tan natural que viene de lejos. Que un hombre emparejado con una mujer tuviera un amante no era inusual en la antigua Roma. Por no hablar de las que se montaban en las bacanales.

Las personas bisexuales se enfrentan a los prejuicios de heterosexuales y homosexuales

Confiesa que cuando empezó a sentirse atraída por personas de su mismo amor pensó: Debo ser lesbiana. Sin ban, había algo que no cuadraba en esa etiqueta. En ese momento me di cuenta de que era ahí donde encajaba, y fue un alivio, escribe por mail a este alternativo. El término bisexual no resulta nuevo en la sociedad, ni mucho aparte en la literatura científica. Una ánimo, mantiene Mackey Friedman, investigador del análisis, que puede influir negativamente en la salud de las personas bisexuales. Aun, estudios anteriores han demostrado que estas emociones conducen a un mayor consumo de sustancias y conductas sexuales de riesgo, señala el informe. Las personas bisexuales, añade el experto, se enfrentan a los prejuicios, el estigma y la discriminación de las personas heterosexuales y también de homosexuales, lo que puede provocar sentimientos de aislamiento y marginación.

Sigmund Freud aseguraba que todos somos bisexuales en potencia

Normalmente son términos que cogemos de países de habla inglesa, o fusiones de palabras de este mismo origen ya creadas que no solemos modificar. Pese a que el prefijo no tiene por qué significar nada relacionado, por éste mismo podemos deducir que se refiere a algo relacionado con el genero, pero eso de la lenidad puede que nos descoloque un algo. El termino de heteroflexibilidad se acuña para definir la situación en la que se da una actividad amanerado pese a una orientación heterosexual como base, sin llegar a ser hermafrodita.

El anonimato ese gran paraguas

Esto se debe en gran parte al hecho de que las etiquetas de identidad sexual que las personas adoptan no siempre concuerdan con su actitud sexual real. En particular, he abierto que hay muchas personas que dicen que son heterosexuales, pero que informan haber tenido parejas del mismo amor. Incluso he visto algunos estudios en los que las personas autoidentificadas como heterosexuales con experiencias con personas del mismo sexo superan a todos los individuos identificados como no heterosexuales juntos. Si bien es tentador decir que estas personas son secretamente homosexuales o bisexuales y no han salido del clóset, un nuevo estudio publicado en Archives of Sexual Behavior sugiere que esto podría ser una simplificación burial chamber y que hay hasta seis tipos diferentes de personas que se identifican como heterosexuales que, sin embargo, tienen experiencias homosexuales. Un total de 14, estudiantes describió un ligue reciente, de los cuales el 5 por ciento ligues involucraban a una pareja del mismo sexo. Este subgrupo fue el centro del estudio. De quienes informaron haber tenido relaciones homosexuales, el 12 por ciento de los hombres y el 25 por ciento de las mujeres se identificaron como heterosexuales. Es justo pensar que estas personas se encuentran en las primeras etapas de declararse como gay o bi. El segundo grupo fue descrito como borracho y curioso.

Sin comentario

Dirigir un comentario