Pagina para hombres - 33432

Tanto, que las asociaciones de solitarios han decidido, al tiempo que organizan sus fiestas de solteros y sus clubes de encuentros, empezar a quejarse frente a las autoridades por lo que consideran, a todas luces, una arbitrariedad. Y es que en Francia las personas solas, los solteros empedernidos, los viudos y divorciados, hombres y mujeres, son penalizados por el fisco de un modo especialmente cruel. A iguales ingresos, una persona casada paga un 60 por ciento menos en impuestos que una persona sola, una galopante injusticia que convierte al solitario en un nuevo excluido social. Esto es lo que se desprende del Libro Blanco de la Unión Nacional de Grupos de Acción por la Defensa de las Personas Solas Unagrapsla cual representa los intereses de 6 millones de franceses solteros, viudos o divorciados. Ellos se preguntan: En aras de qué principios el Estado le da ventajas a las personas que deciden vivir en pareja? Por qué esa promoción de la familia en un país en el que la base del Estado es el ciudadano y no la célula familiar? Y las injusticias no acaban en los impuestos, sino también en lo que se paga por los servicios sociales: por una cotización idéntica, un padre de familia con 4 hijos tiene derecho a atenciones médicas para 6 personas incluida su cónyuge mientras que el soltero sólo la tiene para sí mismo.

Sin comentario

Dirigir un comentario